Cargando...
Qualipharm

¿Cómo identificar el reflujo en la niñez?

(No Ratings Yet)
Cargando...

El reflujo o reflujo gastroesofágico es una enfermedad digestiva en donde el contenido estomacal se devuelve desde el estómago hacia el esófago. Generalmente comemos y al tragar hay un grupo de músculos que rodean la parte inferior del esófago y se relaja para permitir que los alimentos y líquidos pasen al estómago, pero cuando esta válvula se relaja más de lo normal o se debilita, los ácidos del estómago vuelven por el esófago. 

Los síntomas del reflujo gastroesofágico se describen generalmente como una especie de dolor o sensación de ardor en la parte posterior de la zona de la garganta y el pecho (generalmente detrás del esternón). Algunas personas también experimentan un sabor amargo o ácido en la parte posterior de la garganta. 

Generalmente en los niños esta devolución que caracteriza a la enfermedad suele ser un factor normal, pues en la infancia los niños aprenden a digerir sus alimentos, por lo que el reflujo no es una razón por la que alarmarse tanto, sin embargo, es importante estar atentos. En la mayoría de los niños, el reflujo desaparece a medida que madura funcionalmente el tacto digestivo superior, además, ingerir alimentos sólidos ayudan a mejorar sus síntomas. 

Cuando los niños tienen más de 1 año, la dieta es indispensable. No son recomendables las comidas grandes y las comidas picantes o con mucho ácido, y también las bebidas carbonatadas o con cafeína pueden causar síntomas del reflujo. Además, suele ser más común en niños con sobrepeso u obesos.

El tratamiento para esta enfermedad puede variar dependiendo del niño y el nivel de gravedad de los síntomas. Lo principal es eliminar el estilo de vida o factores dietéticos que sean los principales causantes de su sintomatología. Ahora si no sabes muy bien identificar si tu niño puede presentar esta enfermedad, acá te ayudamos a identificarlo más fácilmente: 

Recomendamos visitar a su pediatra si su hijo presenta algunos de los siguientes síntomas o señales:

  • Se niega a comer.
  • Llora o se arquea hacia atrás mientras come (es decir, si parece tener dolor).
  • Sangre o color verde en el reflujo.
  • Aumento en la frecuencia o intensidad del reflujo (es decir, con fuerza).
  • El estómago está hinchado o distendido o se siente duro.
  • Síntomas respiratorios, inclusive sibilancias y tos.

Uno de los medicamentos más recomendados para estas enfermedades es: Esomeprazol con presentación especial para niños para suspensión oral.

Es importante que le comunique a su pediatra si nota que su bebé no parece aumentar de peso o si moja o ensucia menos los pañales, ya que estos pueden ser signos de que no está reteniendo suficiente lo que come.

Fuentes:

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Qualipharm